E-mailing en el Golf

Con todo este apogeo de las redes sociales, muchos pensábamos que una herramienta de comunicación “arcaica” para los tiempos que corremos, el e-mail, tendería a desaparecer. Pero nada más lejos de la realidad. El mail no solo se consolida, sino que sigue siendo el rey  en cuanto a uso y cuentas abiertas y así se puede comprobar en el blog SmalerTools en su post “The Value of Email” que informa que en 2011 había 2.9 billones de cuentas abiertas, con una actividad diaria 188 billones de mensajes muy por encima de las cuentas de Facebook, que llegaban a los 750 millones. Pero no solo queda la cosa aquí, según la prestigiosa revista Forbes el e-mail marketing es el segundo canal con mayor convertibilidad, después del SEO.

¿Cuáles son sus claves? Segmentación, comunicación directa, generador de tráfico a tu web, fácilmente medible y buena aceptación por parte de los receptores si se hace correctamente, entre otras ventajas.

Pero como todo, “el e-mail marketing también tiene su ciencia” y en ocasiones no tenemos en cuenta algunas pautas a seguir y cometemos algunos errores. En el caso del Golf (válido para cualquier empresa), lo primero que hay que hacer es crear una buena base de datos y una vez construida, generar confianza. Antes de abrir cualquier mail, lo primero que hacemos es ver quien lo envía. Es obvio que si no sabemos quién lo hace, difícilmente lo vamos a abrir. Aun conociendo quien lo envía algunas veces no lo abrimos porque pensamos que no será interesante. El ser demasiado insistente  en campañas publicitarias agresivas y repetitivas puede hacer  que la confianza que tengo en una empresa caiga en picado y no quiera saber nada de ellas ya que no me aportan nada de interés. Yo comparo estas acciones con las empresas que reparten folletos en la calle y procuramos esquivarla para que no te den dicho folleto. El envió de información tiene que ser comedido.

Y así lo corrobora el estudio llamado “Epsilon´s Global Consumer E-mail Study” para el mercado de EE.UU, donde indica que la importancia del “De” en la tasa de apertura de los e-mails llegó a ser de un 68% en 2009.

Este mismo estudio le da una importancia del 26% al “Asunto”. Y es que habitualmente  invertimos una cantidad  importante de recursos (tiempo y dinero) en hacer un diseño excepcional de cuerpo del mailing, sin considerar  la importancia de estos dos componentes del mismo. Es decir, por muy bueno que sea el contenido, si no logramos que nos abran, no conseguiremos nuestro objetivo.

Si es cierto que los campos de golf y empresas relacionadas con el sector nos podríamos “currar” un poco más el “Asunto” ya que en numerosas ocasiones le ponemos “Newsletter #”. Aunque por otro lado somos comedidos mandando e-mails, con valor en la información que envíanos, mezclando acontecimientos acaecidos y por venir y con algunas promociones interesantes para los jugadores.

Como podeis ver, el e-mailing constituye una valiosa herramienta de la que se puede sacar un valioso resultado, siempre teniendo en cuenta algunas pautas elementales.


 

Acerca de samucadenas

Ya es hora de devolver al golf todo lo que me ha dado, verdad??
Esta entrada fue publicada en Golf y Marketing y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*